TRIDUO A SANTA RITA DE CASIA POR LOS ENFERMOS

Esta Novena fue publicada el 26 de abril de 1930, con el Puede Imprimirse del ya fallecido Vicario General Andrés Restrepo. Se recomienda hacer la Novena durante tres días seguidos: cada día tiene su oración propia. Las gracias obtenidas por enfermos gracias a Dios, a María Santísima y a Santa Rita son innumerables.

DÍA I

¡Oh, Santa Rita! Por vuestras sublimes virtudes y, en particular, por la caridad con que asidua, paciente y amorosa asististeis a los enfermos, os suplicamos por la persona enferma, que, después de Dios, pone en Vos toda su confianza. Pueda, con vuestra valiosa intercesión, obtener la salud de cuerpo y una perfecta conformidad con el divino beneplácito. Sí, interponed todo vuestro valimiento, oh, Santa mía, para que nuestro enfermo sea consolado a mayor gloria de Dios y honra vuestra.

Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

Después rezar la siguiente oración:

Salve, Rita, flor de amor,
De Jesús doliente esposa,
De tu espina de dolor
Nació tu fragante rosa.

ORACIÓN FINAL

Omnipotente y eterno Dios y salvación eterna de los creyentes, óyenos en beneficio de vuestro siervo enfermo, para el cual imploramos la ayuda de vuestra misericordia, a fin de que, recuperada la salud, pueda daros gracias en vuestra Iglesia. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

DÍA II

¡Oh, fervorosa Santa Rita! Por todos los méritos que obtuvisteis en el claustro, y sobre todo por el altísimo privilegio con que os honró el Redentor, fijando en vuestra frente una espina de su Corona, y por los trabajos y envilecimientos con que fuisteis probada por espacio de quince años, humildemente os suplicamos os compadezcáis de la persona enferma. Obtenedle del Señor la salud del cuerpo a una con la del alma y la santa perseverancia en el servicio de Dios, para que le glorifique con vos en la celestial Sión. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

Después rezar la siguiente oración:

Salve, Rita, flor de amor,
De Jesús doliente esposa,
De tu espina de dolor
Nació tu fragante rosa.

ORACIÓN FINAL

Omnipotente y eterno Dios y salvación eterna de los creyentes, óyenos en beneficio de vuestro siervo enfermo, para el cual imploramos la ayuda de vuestra misericordia, a fin de que, recuperada la salud, pueda daros gracias en vuestra Iglesia. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

DÍA III

Por la heroica resignación e invicta paciencia que demostraste en los cuatro años de vuestra enfermedad, os suplicamos, oh, Santa Rita, consoléis en sus dolores a la persona enferma que confía en vuestra intercesión poderosa para obtener la salud del cuerpo y del alma. Sabemos que el Señor desea conceder beneficios por medio de sus Santos. Nosotros, pues, que somos castigados por nuestros pecados con la enfermedad de la persona a quien amamos, os pedimos nos consoléis obteniéndonos lo que pedimos para gloria de Dios y propagación de vuestro nombre. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

Después rezar la siguiente oración:

Salve, Rita, flor de amor,
De Jesús doliente esposa,
De tu espina de dolor
Nació tu fragante rosa.

ORACIÓN FINAL

Omnipotente y eterno Dios y salvación eterna de los creyentes, óyenos en beneficio de vuestro siervo enfermo, para el cual imploramos la ayuda de vuestra misericordia, a fin de que, recuperada la salud, pueda daros gracias en vuestra Iglesia. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

¡SANTA RITA DE CASIA, RUEGA POR NOSOTROS!

¡SANTÍSIMA VIRGEN DE LA SALUD, RUEGA POR NOSOTROS!

¡NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, SÁLVANOS!

Anuncio publicitario

¡ESCRIBE UN COMENTARIO!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s