SANTA GEMA Y EL SUFRIMIENTO EN EL TRANSCURSO DE SU VIDA

Tomado del libro Autobiografía y Libro de los Éxtasis, de Santa Gema Galgani (1947). Publicado por los Padres Pasionistas

Santa Gema, enferma, a los 24 años

JESÚS LE DA A CONOCER A SANTA GEMA CUÁNTO DEBERÁ SUFRIR DURANTE TODA SU VIDA

Después de la Hora Santa[1], Jesús me dio a conocer todo cuanto tendría que sufrir en el transcurso de mi vida. Me dijo [Jesús] que pronto pondría a prueba mi virtud, para ver si le amo y si el ofrecimiento de mi corazón ha sido verdadero. Me ha dicho que lo conocerá cuando mi corazón me parezca una piedra… Cuando esté tentada, afligida y llena de aridez… Cuando todos mis sentidos se rebelen, y parezcan bestias hambrientas:

«Te verás inclinada constantemente al mal. Los placeres de la tierra ocuparán tu mente; la memoria te recordará lo que no querrías. Tendrás siempre delante todo lo que es contrario a Dios. Lo que es de Dios no lo sentirás. Dejaré a tu corazón sin ningún consuelo, ni siquiera de tus superiores; todos te mortificarán, y te hallarás en continua confusión.

Lo que más pena te dará será que el cielo se hará de bronce. Jesús se te mostrará siempre severo. Irás a hacer oración y parecerá más bien que te arroja y se aleja de ti. Tratarás de recogerte y te distraerás. Llamarás a María Santísima y a los Santos, pero nadie tendrá piedad de ti. Te creerás por completo abandonada. Cuando vayas a recibir a Jesús o a confesarte, no sentirás nada y todo te causará tedio.

Practicarás tus devociones, pero todo como por necesidad, sin recogimiento, y pareciéndote que pierdes el tiempo. A pesar de todo, creerás, pero como si no creyeses. Esperarás, pero como si no esperaras. Amarás a Jesús, pero como si no le amaras, porque en ese tiempo jamás se te hará sentir. Para colmo, la vida misma te causará fastidio. Tendrás miedo a la muerte y te faltará hasta el desahogo de derramar lágrimas».

Al terminar la Hora Santa, Jesús me dijo que quiere tratarme de la misma manera que le trató a Él su Padre Celestial.

Yo me he puesto a llorar, pensando en todas estas cosas de las que nada entiendo. Pero el Ángel de mi Guarda me ha dicho que tenga ánimo, que después de la tempestad vendrá la calma; que es necesario que mi alma sufra mucho. No conozco ahora su gran precio, pero un día lo conoceré. «Por ahora te baste con saber que está cercano el tiempo de la prueba y procura aprovecharte de él. Si el cáliz es amargo, recuerda que Jesús lo apuró hasta la última gota. Abraza con resignación los padecimientos, y alégrate y da gracias a Jesús, que sólo por amor te da su Cruz» [esto último lo dijo el Santo Ángel de la Guarda a Santa Gema].

¡SANTA GEMA GALGANI, MÁRTIR DE AMOR Y SUFRIMIENTO, RUEGA POR NOSOTROS!

¡NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES, RUEGA POR NOSOTROS!


¡SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, VÍCTIMA DE LOS PECADOS, TEN MISERICORDIA DE NOSOTROS!


[1] Santa Gema tenía gran devoción a la Hora Santa, que rezaba todos los jueves por la tarde o noche, y nunca la dejó de hacer durante toda su vida.

Anuncio publicitario

¡ESCRIBE UN COMENTARIO!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s