EL ESCAPULARIO DE SAN JOSÉ

 

Imagen relacionadaAPROBACIÓN DEL ESCAPULARIO DE SAN JOSÉ

El Escapulario de San José fue aprobado para la Diócesis de Verona por un Decreto de la Congregación de Ritos del 8 de julio de 1880. El 15 de abril de 1898, el Papa León XIII otorgó al General de los capuchinos la facultad de bendecir e investir a los fieles en todas partes con el Escapulario. Desde la Diócesis de St. Claude, en Francia, el Escapulario, que era en principio de color blanco, fue propagado por la orden capuchina; sin embargo, más tarde se decretó que debía preferirse la forma y el color de los que se usaban en Verona.

 

DISEÑO E INSCRIPCIONES

De acuerdo con la forma decretada, los dos lados de tela o paño de lana son de color violeta: a estos se les cosen dos piezas de material de color dorado —tela, paño— de igual tamaño. En la parte de color dorado, que se pone sobre el pecho, está la representación de San José con el Niño Jesús en su brazo derecho y la vara de lirios en su mano izquierda; debajo de él se encuentra la siguiente inscripción: «Sancte Joseph, Protector Ecclesiae, ora pro nobis»«San José, Protector de la Iglesia, ruega por nosotros».

En el otro lado, sobre el color dorado, está representada la corona papal, o tiara, y arriba de ella encontramos una Paloma que simboliza a la Tercera Persona de la Santísima Trinidad: el Espíritu Santo. Por su parte, las llaves de San Pedro se ubican en el lado inferior, junto con la inscripción.: «Spiritus Domini Ductor ejus» – «El Espíritu del Señor es su Guía». Entretanto, las cuerdas del Escapulario son blancas.

Aquellos fieles que lo lleven, según el Rescripto de la Congregación de Indulgencias, con fecha de 8 de junio de 1893 (Acta S. Sedis, XXXIV, 317), tienen la posibilidad de ganar varias indulgencias, siguiendo la aprobación de la Congregación de Ritos del 18 de abril de 1893.

 

FAVORES Y GRACIAS QUE CONCEDE SAN JOSÉ A LOS QUE LO USAN PÍAMENTE

El uso piadoso de este Sacramental nos recuerda tres virtudes especiales del Glorioso San José: humildad, modestia y pureza. También nos invita a recurrir a San José en nuestras necesidades, pidiéndole, particularmente, que ruegue por la Iglesia Católica. Finalmente, el hecho de llevarlo con nosotros es un signo muy favorable para obtener la gracia de una buena y piadosa muerte por medio de la intercesión y ruegos del Custodio y Padre de Vírgenes San José.

 

 INFORMACIÓN IMPORTANTE SOBRE LOS ESCAPULARIOS DESGASTADOS 

Una vez que se nos haya impuesto el Escapulario de San José, debemos usarlo en todo momento para ser partícipes las indulgencias y privilegios concedidos. Sin embargo, si alguien se lo quita por un momento (para bañarse, por ejemplo) no podrá recibir las bendiciones asociadas en ese lapso; no obstante, tan pronto como vuelva a usarlo será reinvestido de todas las indulgencias. Si el Escapulario se desgasta, puede reemplazarlo por otro y no será necesario mandarlo a bendecir de nuevo, puesto que las indulgencias se invisten en la devoción del portador, no en el objeto. La forma correcta de deshacerse de los Escapularios desgastados o dañados consiste en enterrarlos o quemarlos (al tratarse de objetos benditos).

 

FIESTAS EN LAS QUE PUEDEN GANAR INDULGENCIA PLENARIA LOS FIELES QUE LO LLEVEN PUESTO PIADOSAMENTE 

Hay Indulgencia Plenaria para aquellos que se confiesen, reciban la Sagrada Comunión(1)lo cual implica estar en Estado de Gracia, sin pecado mortal—, no tengan afecto a ningún pecado venial y oren por las intenciones de la Sede Apostólica en los siguientes días:

El día de la imposición del Escapulario, el 25 de diciembre —Fiesta de la Natividad de Nuestro Señor—, el 1 de enero —Fiesta de la Octava de Navidad—, el 6 de enero —Fiesta de la Epifanía de Dios Nuestro Señor—, el 2 de febrero —Fiesta de la Purificación legal de Nuestra Señora—, el 19 de marzo —Fiesta de San José, Esposo de María Santísima—, el 25 de marzo —Fiesta de la Anunciación de la Santísima Virgen María—, Pascua, Fiesta de la Ascensión, el 15 de agosto —Fiesta de la Asunción de Nuestra Señora—, el 8 de septiembre —Fiesta de la Natividad de la Virgen Santísima— el 8 de diciembre —Fiesta de la Inmaculada Concepción—, el Tercer Domingo después de Pascua y en la hora de la muerte de cada quien. Se recomienda también decir cinco Padrenuestros, cinco Avemarías y cinco Gloria Patri ante el Santísimo Sacramento en dichos días.

 

ORACIÓN MUY AGRADABLE Y NECESARIA EN ESTOS DÍAS PARA PEDIR EL PATROCINIO DE SAN JOSÉ EN TODA NUESTRA VIDA Y, ESPECIALMENTE, A LA HORA DE LA MUERTE

A Vos recurrimos en nuestra tribulación, Bienaventurado José, y después de haber implorado el auxilio de vuestra santísima Esposa, solicitamos también confiadamente vuestro Patrocinio. Por el afecto que os unió a la Virgen Inmaculada, Madre de Dios; por el amor paternal que profesasteis al Niño Jesús, os suplicamos que volváis benigno los ojos a la herencia que Jesucristo conquistó con su Sangre, y que nos socorráis, con vuestro poder, en nuestras necesidades.

Proteged, prudentísimo Custodio de la Divina Familia, el linaje escogido de Jesucristo. Preservadnos, Padre amantísimo, de todo contagio de error y corrupción; sednos propicio y asistidnos desde el Cielo, poderosísimo Protector nuestro, en el combate que al presente libramos contra el poder de las tinieblas. Y del mismo modo que, en otra ocasión, librasteis del peligro de la muerte al Niño Jesús, defended ahora a la Santa Iglesia de Dios contra las asechanzas de sus enemigos y contra toda adversidad.

Amparad a cada uno de nosotros con vuestro perpetuo patrocinio a fin de que, siguiendo vuestros ejemplos, y sostenidos por vuestros auxilios, podamos vivir santamente, morir piadosamente y obtener la felicidad eterna del cielo. Amén.

(1). Insistimos en que la Sagrada Comunión solo debe recibirse en la Misa de Siempre, es decir, en la Santa Misa en latín o Misa de San Pío V, en donde no se han cambiado las oraciones de la Consagración. No se puede asistir a la «misa» moderna protestantizada que creó el Concilio Vaticano II aproximadamente en 1962. ¡Defendamos nuestra Santa Tradición y la Santa Misa Bimilenaria de todos los verdaderos Santos: el Santo Sacrificio de la Cruz!

Fuentes: http://apostolatestjoseph.com/st-joseph-scapular.php.
Anuncio publicitario